Saludo del Director

PALABRAS DEL DIRECTOR

docente_navarrete_rodrigo3Querida Comunidad del Colegio Instituto Santa María.

Reciba cada uno de ustedes mi más cordial saludo.

Formamos parte de una Institución poseedora de una rica tradición formativa y educativa. Un espacio construido para que niños, niñas y jóvenes puedan desarrollar al máximo sus talentos y cualidades, a través del lento, pero apasionante camino del aprendizaje. Una institución que se sustenta en el testimonio de una mujer vigente y actual a los temas y preocupaciones de nuestro tiempo. María Ward es para nosotros el principal referente al cual debemos recurrir, para entender la vivencia actual del Evangelio y para identificar el cómo debemos formar y educar, como Institución Católica en tiempos de importantes transformaciones.

Vivimos tiempos de grandes cambios a nivel nacional e internacional; en una época de mayores incertidumbres que certezas; de transformaciones en nuestras formas de ver la vida, de cambios en las formas de concebir a las personas y de construir sociedad; en tiempos en los que existen grandes sueños y altas expectativas sociales de una mejor educación; un tiempo en el que, al igual que antaño, seguimos anhelando una distribución de la riqueza más equitativa y de mayor justicia social; un tiempo en el que urgen mayores niveles de tolerancia, de respeto a la diversidad y de inclusión y en los que las familias, independientes de su constitución, buscan afanosamente armonizar calidad de vida con los múltiples quehaceres y responsabilidades cotidianas.

Como Colegio Instituto Santa María de Santiago, queremos ser una contribución real y concreta a la construcción de una sociedad que se forja con sentido y con una mirada volcada hacia la formación de personas íntegras e integrales, las que mediante el desarrollo de todas sus capacidades y talentos, puedan llegar a aportar a un mundo que sea más humano, justo y solidario.

Creemos que hoy en día, nuestro lema “Aprender más para Servir mejor”, es la mejor contribución que podemos entregar a nuestro mundo y en particular, en lo que respecta a cada uno de los estudiantes que hoy se educan en nuestras aulas.

“APRENDER MÁS”. Hemos ido construyendo un Colegio en el que el aprender ha tomado un lugar importante, no solo en nuestras declaraciones, sino que en las diversas acciones, actividades, experiencias formativas y espacios con los que la Institución hoy cuenta. Esto lo hemos ido evidenciando en los esfuerzos que la Comunidad en su conjunto, ha dispuesto y ha ido desplegando para que todos los niños, niñas y jóvenes que se educan en este espacio, aprendan desde sus características personales, a su ritmo y en la medida de sus capacidades. Junto a ello, a nuestra afanosa búsqueda de entender a los estudiantes, como personas llenas de talentos y virtudes que debemos formar y descubrir con respeto y humildad.

“PARA”. La espiritualidad en la que se sustenta nuestra propuesta educativa nos invita a la acción, y a la formación con un sentido de trascendencia que supera la individualidad; una propuesta para niños y jóvenes que aspiran a tener una postura frente al acontecer. No nos basta con formar buenos estudiantes o buenas personas, ni tampoco conformarnos con el deber cumplido de todas las partes o con la satisfacción de ver egresar a nuevas generaciones de estudiantes. Tenemos sobre nuestras espaldas una propuesta educativa, desafiante y vigente, que quiere alcanzar el máximo desarrollo de los talentos de cada uno de sus estudiantes, todo ello con un propósito claro: la formación de personas que den a la sociedad todo lo que recibieron en este espacio educativo llamado Colegio Instituto Santa María

“SERVIR MEJOR”. Formación que finalmente tiene como expresión concreta el Servicio… No cualquier Servicio. Sino aquel que contribuya a la instalación del Reino de Dios en medio de este mundo… en el que se hagan realidad en todos los ámbitos de la vida, los valores de Justicia, Libertad, Verdad y Alegría… Un servicio que ponga el acento en los demás… en especial en aquellos que tienen necesidad, tanto material como espiritual… finalmente en la clara conciencia que la felicidad personal es directamente proporcional a todo lo que podamos hacer por la felicidad de los demás… los cercanos y conocidos, así como para aquellos que distintos y distantes, forman parte de nuestro mundo.

Que el Señor bendiga a esta Comunidad Educativa, construida con los sueños y el esfuerzo cotidiano de todos quienes formamos parte de esta Institución.

Rodrigo Navarrete Urzúa
Director